Marcela Aguilar

«El colegio para nosotros fue un lugar seguro, donde mi hijo siempre se sintió feliz, cómodo, aceptado, alentado, retado y motivado a aprender, convivir y explorar áreas de aprendizaje y desarrollo que sin duda alguna lo han hecho una mejor persona, listo para enfrentar los retos que se le presenten, no únicamente los académicos, sino también para los retos de la vida. Muchas gracias al Colegio Americano, siempre será una segunda casa para nosotros.»